sábado, 24 de junio de 2017

Enrique Lanzós Sánchez. Reintroductor de la talla hipogástrica en Santiago de Compostela en el año 1879


            El cirujano compostelano Enrique Lanzós Sánchez reinició en Santiago de Compostela en 1879 la práctica de la talla hipogástrica para la extracción de cálculos vesicales, después de que unos treinta años antes fuese introducida por José González Olivares en el Hospital Real. A partir de entonces, y como consecuencia de sus buenos resultados, esta técnica no tardaría en ser realizada por prestigiados cirujanos compostelanos como Maximino Teijeiro, Timoteo Sánchez Freire, Gerardo Jeremías, Manuel Andrade o Javier Fernández.

Se reconoce a José González Olivares, cirujano del Hospital Real de Santiago de Compostela, como el precursor de la talla hipogástrica en España en 1847, aunque en sus propios artículos menciona que ya la había practicado con anterioridad. Inmediatamente después sería realizada también por Diego de Argumosa y Melchor Sánchez de Toca en Madrid, con escuetas modificaciones técnicas, aunque no se muestran partidarios de su ejecución, al igual que la mayor parte de los cirujanos españoles de mediados del XIX.
Las razones para que esta técnica estuviera en el olvido durante tantos años habría que buscarlas es las dificultades propias que tenía este abordaje, con riesgo de lesiones de asas intestinales por apertura del peritoneo y otras graves complicaciones como las infecciosas y la fístula urinaria vesicocutánea. También debe tenerse en cuenta el desfavorable perfil de estos pacientes, a menudo de edades avanzadas, con importantes comorbilidades, disfunción renal, malnutridos, con trastornos metabólicos y patologías cardiacas y pulmonares, además de ser portadores de infecciones urinarias crónicas. La introducción de la antisepsia basada en el método de Lister y el progreso en la técnica anestésica animó a los cirujanos a realizar nuevamente esta intervención en base al menor número de complicaciones.
Enrique Lanzós sería uno de los pioneros en España en la recuperación de la talla hipogástrica, después de la defensa que de la técnica hacen Alejandro San Martín y José Ribera en Madrid incorporando modificaciones que consiguen simplificarla y mejorar los resultados. San Martín parece ser el cirujano que más veces realizó el procedimiento sobre el que disertó en la Real Academia de Medicina en el año 1889. Otros cirujanos españoles que la practican al final del siglo XIX son Alberto Suárez de Mendoza, Ángel Pulido, Juan Creus, Carlos Negrete y Manuel Barragán en Madrid y Víctor Azcarreta en Barcelona. 
Comienzos en Santiago de Compostela
Enrique Lanzós Sánchez nació en Santiago de Compostela el 15 de febrero de 1858. Hijo del cirujano Alejandro Lanzós Rodríguez que fue numerario del Gran Hospital de Santiago. Estudió Medicina en la Facultad de Santiago de 1874 a 1879. Opositó a una plaza de alumno interno en 1878. Obtuvo el grado de licenciatura en 1879 con la calificación de sobresaliente. En 1880 lee su tesis doctoral en la Universidad Central de Madrid con el título de “La especifidad morbosa o patológica y su importancia para el diagnóstico y la terapéutica”.
Enrique Lanzós Sánchez (1858-1930). Cirujano compostelano afincado en Vigo que consiguió reintroducir con éxito en Galicia la práctica de la talla hipogástrica para extracción de cálculos vesicales
Desde su licenciatura se dedicó preferentemente a la práctica de la cirugía en el Hospital Real de Santiago consiguiendo una sólida formación quirúrgica, primeramente por su padre y a través del mismo por su relación con distinguidos cirujanos compostelanos, llegando a convertirse en discípulo predilecto del profesor Timoteo Sánchez Freire. 
Carátula de la tesis doctoral presentada por Enrique Lanzós en la Universidad Central de Madrid en junio de 1880
Sobre los comienzos de su actividad profesional en Santiago de Compostela dan cuenta múltiples notas de la prensa local de la época que se hacen eco de sus progresos quirúrgicos siguiendo el método antiséptico recientemente propuesto por Lister, y que había sido introducido en Santiago por Maximino Teijeiro, Gerardo Jeremías y González Munín en junio de 1879. 
El diario La Gaceta de Galicia, del 27 de octubre de 1879, publica que “El joven médico Enrique Lanzós practicó felizmente esta mañana la operación de la talla a una enferma del Hospital, extrayéndole 2 grandes cálculos del tamaño de una nuez cada uno”. Este mismo periódico, el 27 de marzo de 1880, informa que “el joven médico cirujano D. Enrique Lanzós…practicó por primera vez, después de cuarenta años, la operación de la talla, estableciendo el sistema de curación de las heridas por el método del cirujano inglés Joseph Lister…y anteayer mismo hizo la tan notable operación llamada litotricia”. Realmente habían pasado 32 años desde que la talla hipogástrica se volviera a practicar en Santiago después de que González Olivares la introdujese en 1847, información que parece del todo muy verosímil ya que no existen referencias de que esta operación fuese realizada en Santiago durante ese periodo de tiempo. 
Traslado a Vigo
Después de una breve estancia en Madrid, Enrique Lanzós se traslada a Vigo ejerciendo como cirujano en el Hospital de la Caridad, en el Cuarto de Socorro, en el Hospital Elduayen y, más tarde, en el Hospital Municipal, pudiendo ser conocida, a través de la prensa local, la actividad quirúrgica que va desarrollando en la ciudad olívica.
Casa de Caridad de Vigo. Postal coloreada de finales del siglo XIX
Sigue practicando la talla hipogástrica de manera entusiastica, como se deja entrever en las publicaciones de la época. La Gaceta de Galicia, del 2 de agosto de 1881, informa de que “el joven Doctor D. Enrique Lanzós acaba de practicar en esta ciudad la difícil operación de la talla a un hombre de 51 años natural de Salcedo (Pontevedra), habiéndole extraído de la vejiga un cálculo que mide 5 centímetros en su diámetro mayor y 4 en el menor siendo su peso de 25 gramos. El estado del enfermo es satisfactorio”. Días más tarde, el paciente dirige una carta al director del diario agradeciendo al Dr. Lanzós su buen hacer que le permitió librase de los grandes sufrimientos que padecía.
El Faro de Vigo, del 6 de junio de 1884, publica que “el joven y aventajado médico-cirujano D. Enrique Lanzós Sánchez, recientemente establecido en esta población, ha practicado en la mañana de ayer, con asistencia de los profesores D. Javier Varela Sánchez y D. Victoriano Domínguez Coto, la difícil y delicada operación de la Talla a un individuo de 65 años de edad, a quien extrajo un voluminoso cálculo con la mayor lucidez y el más satisfactorio éxito”.
Hospital Elduayen de Vigo. Ilustración del acto inaugural el 20 enero de 1896
La Gaceta de Galicia, del 8 de junio de 1889, informa de otro caso de operación de talla, auxiliado por su hermano, el Dr. Luis Lanzós “con feliz éxito a un propietario de La Guardia”. Este mismo diario, del 6 de septiembre de 1900, informa de un nuevo caso, esta vez actuando como ayudante Felipe Iglesias, donde consiguen “la extracción por medio de la talla de un cálculo de gran tamaño y de 36 gramos de peso…El estado del enfermo es satisfactorio”.
Además, son también referidos otros logros quirúrgicos por Enrique Lanzós. Así La Gaceta de Galicia, del 20 de diciembre de 1889, da cuenta de la realización de una laparatomía en el Hospital de la Caridad, seguramente la primera efectuada en Vigo. También realizó importantes operaciones de patología maxilofacial. En abril de 1901 practica una histerectomía con anexectomía bilateral, que también sería la primera operación de este tipo fuera del Gran Hospital de Santiago. Además, practica con éxito otras intervenciones como ovariectomías o mastectomías, frecuentemente auxiliado por el cirujano vigués Felipe Iglesias. En otras informaciones de prensa se destaca su atención a pacientes con graves traumatismos de diversa índole.
Por otra parte, la Gaceta de Galicia, del 8 de mayo de 1891, informa de los primeros ensayos efectuados por Enrique Lanzós con el método de la linfa de Koch para el tratamiento de la tuberculosis, después de que hubiera viajado a Madrid y a Berlín para conocer el método de aplicación. En la noticia de prensa se comenta que “ayer, en la casa de Caridad, ha practicado el mencionado doctor la primera inoculación a un niño atacado de tuberculosis mesentérica…A la tres de la tarde se presentaba en el enfermo la reacción que la linfa produce”. 
Hospital Municipal de Vigo. Pabellones sanitarios. Foto de 1922

Honores y actividades
Enrique Lanzós durante su estancia en Vigo recibió muchos honores y reconocimientos profesionales. En 1894 recibe la encomienda de la Orden de Christo de Portugal y en 1907 forma parte de la comisión española del primer Congreso Internacional de Primeros Socorros y Salvamento que ha de celebrarse en Fráncfort en 1908. 
Fue médico de Baños, desempeñando durante algún tiempo cargos en balnearios. En Vigo fue médico de “La Cooperativa” desde el momento de fundarse esta sociedad. Perteneció a la comisión ejecutiva de la Junta Municipal de Sanidad y fue subdelegado de Medicina del distrito vigués. Fue antiguo médico de la Compañía Ferroviaria, perteneció a la Junta Antituberculosa de Vigo y, desde 1898, fue director del Hospital Elduayen hasta su muerte en 1930.
Tuvo la desgracia familiar del fallecimiento de su esposa, Leonor Escribano, afecta de una epidemia de tifus que asoló a la ciudad de Vigo en 1889. Lanzós falleció en Redondela (Pontevedra), donde tenía establecida su residencia, el 12 de junio de 1930, a los 73 años de edad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario