miércoles, 27 de marzo de 2013

III Curso de los Grupos de Trabajo de la Asociación Española de Urología. Madrid, 15, 16 y 17 de enero de 2013.


Los pasados días 15, 16 y 17 de enero se celebró en Madrid el III Curso de los Grupos de Trabajo de la Asociación Española de Urología, con sede en el Hotel Meliá Castilla. Los Grupos de Trabajo organizadores fueron el de Litiasis (coordinador Dr. Carlos Reina), Endourología, Laparoscopia y Robótica (coordinador Dr. José Luis Álvarez-Ossorio) y Urología Oncológica (coordinador Dr. Miguel Unda). Los hospitales participantes para la emisión de las cirugías en directo fueron el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y el Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona. Fueron asistentes el Presidente de la AEU, Dr. Humberto Villavicencio, y el Vocal de Actividades Científicas, Dr. José Manuel Cózar.

El día 15 estuvo dedicado a Litiasis. Las cirugías retransmitidas en directo fueron nefrolitotomía percutánea, en decúbito prono (Dr. C. Torrecilla) y posición de Valdivia (Dr. D. Pérez Fentes), y ureteroscopia semirrígida (Dr. M. Arrabal) y flexible RIRS (Dr. R. Cansino). Las conferencias estuvieron dedicadas a destacar los últimos conocimientos en etiopatogenia de los cálculos (Prof. F. Grases), la relación de la litiasis con el síndrome metabólico (Dr. A. Lancina), los nuevos avances en los litotriptores extracorpóreos (Dr. B. López Rueda) y el manejo de la litiasis residual después de tratamientos intervencionistas (Dr. J. A. Galán). La mesa redonda estuvo dedicada al tratamiento de la litiasis en situaciones especiales (embarazo, niños, malformaciones, trasplante), moderada por el Dr. J. A. López, actuando como ponentes el Dr. L. Ibarz y el Dr. A. Conte.

El día 16 correspondió a Endourología, Laparoscopia y Robótica. Se realizaron varias cirugías, nefrectomía parcial transperitoneal (Dr. M. Ruibal) y retroperitoneal (Dr. A. Peña), una adenomectomía laparoscópica (Dr. J. Cisneros) y una enucleación prostática transuretral con láser holmium (Dr. J. Placer). Las conferencias versaron sobre el tratamiento de los tumores de urotelio superior (Dr. E. García Galisteo) y la laparoscopia mínimamente invasiva (Dr. A. Breda). Hubo un cara a cara sobre cistectomía abierta versus laparoscópica, enfrentándose el Dr. A. Tabernero con el Dr. J. M. Fernández. Finalmente, dos mesas redondas. La primera sobre el puerto único frente a la laparoscopia convencional, moderada por el Dr. D. Subirá y como panelistas los Dres. F. Cáceres y F. Vigués. La otra mesa redonda fue sobre tratamiento mínimamente invasivo de las pequeñas masas renales, moderando la Dra. I. Fernández y panelistas los Dres. A. Pérez-Lanzac e I. Castillón.
 
El último día estuvo dedicado a Urología Oncológica. Las intervenciones retransmitidas fueron una prostectomía radical por puerto único (Dr. P. Cabrera), una cistectomía robótica (Dr. J. Palou), una crioterapia laparoscópica por tumor renal (Dr. A. Rosales), un tratamiento endoscópico de tumor de urotelio superior (Dr. J. Burgos) y una radiofrecuencia percutánea por tumor renal (Dr. E. Trilla). Las conferencias fueron sobre linfadenectomía en cáncer de próstata (Dr. L. Martínez-Piñeiro), detalles técnicos en derivaciones urinarias (Dr. A. Roncales), la influencia del metabolismo en el cáncer de próstata (Dr. Carracedo) y la problemática del uso de la BCG (Dr. M. Unda). Una mesa redonda abordó el tratamiento del cáncer renal metastásico, moderada por el Dr. J. M. Cózar y como panelistas los Dres. R. Llarena y E. Sánchez. La otra mesa redonda debatió sobre el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración, con moderación del Dr. B. Miñana y actuando como panelistas la Dra. Mª J. Ribal y el Dr. J. Carballido.
 
Los Grupos de Trabajo celebraron sus Asambleas Ordinarias anuales.
 
Presenté la conferencia sobre la relación de la litiasis con el síndrome metabólico. Estudios epidemiológicos han puesto de manifiesto la asociación de urolitiasis con una serie de enfermedades de reconocido riesgo cardiovascular como la diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial y síndrome metabólico. Esta relación ha podido observarse de una forma bidireccional. El síndrome metabólico se define por la presencia de obesidad abdominal, descenso de HDL-colesterol sérico, hipertrigliceremia, hipertensión arterial y/o hiperglucemia, factores todos ellos que tienen un marcado riesgo para diabetes mellitus tipo 2 y enfermedad cardiovascular. Su prevalencia va en aumento, con incremento progresivo en relación con mayor edad. En Estados Unidos se observa del 35.2 al 40.1% de la población. En España, el estudio DARIOS revela una prevalencia del 31% para la población adulta, 32% en varones y 29% en mujeres. Se considera secundario a un aumento de la resistencia a insulina y a la existencia de un estado proinflamatorio. Se ha establecido una relación entre este síndrome y la mayor predisposición a formar cálculos urinarios, en especial de ácido úrico. En nuestro estudio observamos una relación marcada entre litiasis de ácido úrico y síndrome metabólico (69% de los pacientes), muy por encima de la frecuencia de síndrome metabólico referida para la población española (31%). Esta mayor relación también es observada para cada uno de los factores que constituyen el síndrome metabólico, asimismo mayor a su frecuencia poblacional en España. Aunque el síndrome metabólico fue más frecuente en mujeres (84,0%) que en hombres (60,9%), esta diferencia no tuvo significación estadística (p=0.08). El mayor riesgo cardiovascular al que están sometidos los pacientes con litiasis pudiera aconsejar la puesta en marcha de medidas profilácticas y de control para intentar reducir su impacto. Futuros estudios deberán dilucidar la importancia de esta relación y de las medidas de prevención.